Un cliente habitual está parado delante del expositor. Tiene dos productos en la mano, de dos marcas diferentes… Como comerciante, te interesa más el que deja más margen. Momentos de tensión… ¿Que va hacer?

Este instante del proceso de compra es lo que llamamos “el momento zero”; entender que pasa por la cabeza del comprador justo antes de la decisión es crucial en el proceso comercial. Compartimos algunos consejos para entender mejor la importancia de este momento y cómo afrontarlo con seguridad.


La opinión que más cuenta es la del consumidor

En el libro Zero momment of truth de Google se explica la importancia del momento justo antes de comprar. Si un comentario en tus redes afecta de forma negativa en tus consumidores, dará igual cuánto hayas invertido en los diferentes aspectos del proceso de venta. Los posibles compradores valorarán mucho más la opinión de una persona externa a tu empresa.

La compra es solo el principio

Una vez se ha efectuado la compra, ya queda poco por hacer en esta parte solo. Aquí es donde entra en escena el resto de componentes que conforman la experiencia de compra, con el objetivo de generar un tipo de experiencia que al consumidor le den ganas de compartir en sus redes y comentar positivamente en las tuyas. Todos los detalles son importantes para crear una impresión positiva y conseguir que al comprador le den ganas de enseñar a todos sus contactos lo contento que está.

Si no estás en internet, no existes.

Triste pero cierto, es de interés común ser conscientes de que todo comercio que se precie debe tener presencia en redes, siendo cada vez más común acudir a profesionales de comunicación online para estar por encima de su competencia.

Tu objetivo es que el público comparta la experiencia

Algunas marcas utilizan promociones en su página web, sorteos, una app para móvil propia, códigos promocionales, etc. La esencia del momento antes de la compra consiste en convencer en un mínimo periodo de tiempo a alguien, no sólo de que compre el producto, sino que lo comparta en sus redes, por WhatsApp, email, etc. Cuando hace un selfie con el producto y se comparte en ese momento, el consumidor muestra que se siente identificado con la marca y esto supone el aporte de valor más efectivo que puede existir, la recomendación de un amigo, o alguien a quien admiras.


Establece un vínculo, fideliza clientes

Después de todo esto el cliente habrá establecido un vínculo con la marca, en algunas personas más fuerte y otras no tanto, pero si consigues que tu producto enamore, conseguirás a un seguidor fiel al que no debes decepcionar. Una vez comienzas, te comprometes a mantener un servicio de calidad y a que tus estrategias de marketing estén actualizadas y siempre atractivas, esto logra una gran fidelidad en tus seguidores.

...

Tú objetivo no debe ser únicamente atraer clientes, sino también darles motivos para querer repetir la experiencia.