- Una web o tienda online atractiva

Es necesario contar con los medios de difusión como internet, pero nunca descuidando la imagen o dejando en un segundo plano el diseño. La imagen que das a través de una web, tienda online o redes sociales son cruciales para el posicionamiento en la mente del consumidor potencial, posibles inversores, o simplemente para asegurarse de posicionarse por delante de la competencia en términos de imagen.


-Utilizar las herramientas que nos ofrece el comercio online

Existen distintos tipos de herramientas o acciones que pueden potenciar nuestro negocio y mejorar las ventas y la repercusión, las más comunes son: redes sociales, email marketing, SEO (estrategias para el posicionamiento orgánico en buscadores)  y SEM (Estrategias de pago para el posicionamiento en buscadores y publicidad a través de los medios digitales). Debemos encontrar la estrategia que mejor se adapte a nuestro negocio en función de nuestra empresa y producto para lograr la optimización de los recursos.


-Versatilidad usando la tecnología: el móvil es el dispositivo más importante

Una de los mayores cambios en la masificación de la compra por internet es la facilidad de compra a través de nuevas plataformas como móviles o tablets. Esto hace imprescindible que seamos capaces de adaptar nuestro comercio online a los diferentes formatos y asegurarse que todo es visualizado correctamente independientemente del tamaño del dispositivo


-Adaptándose puede beneficiarse de los avances

Pero no todo son malas noticias, desde el optimismo y la positividad pensamos que el comercio tradicional tiene la posibilidad de adaptarse a este nuevo mercado y mantener una sana convivencia con el mismo, ya que los consumidores aún buscan la cercanía y el producto autóctono.

Estudios recientes demuestran que, al contrario de lo que se cree, la mayoría de consumidores realiza sus compras en comercios de su entorno cercano, y producto nacional siempre que le es posible. Esto nos lleva a pensar que con los recursos adecuados el pequeño empresario puede triunfar si aprovecha correctamente las nuevas herramientas que la tecnología ofrece.


-El precio no lo es todo, y lo más valorado es la confianza

A pesar de la globalización, el comercio internacional no siempre resulta beneficioso, entre los factores que afectan a las decisiones de los consumidores, se ha demostrado que el precio apenas influye, únicamente un 14%. El valor predominante más relevante en las compras es sin duda la confianza, cada vez se tiene más en cuenta el trato humano y la comunicación directa entre vendedor y comprador. También se tienen muchos factores como la responsabilidad social corporativa, la sostenibilidad, los productos ecológicos, etc. Esto viene de un cambio en la forma de pensar de las personas.


-Llevar un comercio tradicional de forma moderna, pero la visibilidad es esencial.

En los tiempos que corren, mantener una actitud en contra de las nuevas tecnologías e Internet respecto a tu negocio, probablemente te perjudique sin que te des cuenta. Ignorar las posibilidades que ofrecen los medios actuales, no solo te posiciona por detrás del resto de competencia que ya utiliza estos medios, sino que puede salir muy caro. Lo ideal es llevar un comercio tradicional de forma moderna, sin perder la esencia, pero teniendo en cuenta que la visibilidad es muy importante y hay que invertir en publicidad en la medida de lo posible.

-Conocer la legalidad vigente

Es imprescindible estar bien informado, ser capaz de estar al día en cuanto a legislación y conocer todos los requisitos necesarios para el correcto funcionamiento de tu comercio, como estar al corriente de las condiciones de autónomo, de los trámites con la Agencia tributaria, el Registro Mercantil, la Ley para Defensa de los Consumidores y Usuarios, etc.