El punto a favor que más necesita el e-commerce del comercio online es sin duda la confianza. Los clientes suelen desconfiar de las tiendas online por norma, ya sea por malas experiencias, por recibir paquetes con productos equivocados o dañados o simplemente por miedo a ser estafados. La solución a este problema nos la ofrece el comercio tradicional. Si tu empresa además de tienda online tiene una sede física, ya sea una tienda o unas oficinas con personal y atención al cliente, el consumidor tiene la seguridad de que puede ir a reclamar o a pedir información. Esto genera una confianza hacia la empresa, por dar la cara, muy valiosa para la marca.

Otra gran aportación del comercio físico al digital es la experiencia en venta, gracias a los comercios tradicionales tenemos gran cantidad de información que nos puede ser de gran ayuda para vender en nuestra web. Qué prefiere el cliente, qué no le gusta, cómo reacciona a determinados productos, qué le atrae más en la descripción del producto, qué razones le llevan a comprar una cosa y no otra, etc. Todo esto nos ayuda a plantear mejor nuestra tienda online añadiendo información valiosa a los productos que pueda atraer a los clientes.

Respecto al stock, es utilizable en ambos tipos de comercio, y esto supone ahorro para la empresa, al utilizar el mismo stock para su tienda física, online o ambas. De esta manera el stock se vende antes y se reducen los costes para la empresa, al aumentar la frecuencia con la que se renueva el stock para ambos comercios ahorrando tiempo y dinero.

Aprovecha tus clientes habituales y anímalos a comprar en tu tienda online. Si están contentos con tus productos en la tienda física no les importará entrar en tu e-commerce y dejar comentarios o valoraciones. Debes informar a los clientes que entren en tu tienda que también tienen la opción de comprar tus productos por internet y viceversa.

Ten en cuenta que la reputación de tus comercios afectará a tu tienda digital. Aprovecha si tienes buena imagen corporativa en tu tienda física para impulsar tu e-commerce y mantener la confianza que depositan en tu comercio tradicional tus clientes. Extrapolar esa reputación a tu tienda online puede hacerte mucho bien, aportando seguridad a tus clientes para que compren tus productos por internet.

En conclusión, debes idear ambos negocios (físico y digital) teniendo en cuenta qué facetas de cada modelo de comercio aprecian más tus clientes, y debes averiguar qué estrategia te conviene más, dependiendo de tu situación y tipo de comercio.

Amplía aún más tus conocimientos sobre cómo se complementan el comercio tradicional  y el comercio electrónico aquí