SOMOS CONSUMO


Consumir es inherente al ser humano. Llevamos tanto tiempo involucrados como actores directos en un sistema basado en la acumulación que ya forma parte de nuestra memoria histórica. Instalados desde el S. XIX en la modernista sociedad del consumo, Los humanos queremos tener cosas. Las compañías, productoras de esas cosas, participan igualmente del sistema de acumulación, ya que su misión es crecer de forma sostenida. Como su misión es acumular, deben encontrar necesidades que los consumidores identificarán como tales y comprarán para satisfacer su propia necesidad de acumulación. Hay que aceptar que somos consumidores y estamos, en mayor o menor medida, a favor o encontra, afectados por el consumismo. Nuestra educación, formación y responsabilidad sumado a la acción reguladora (o no) de los gobiernos en este sistema, hará que afrontemos la producción de bienes y el consumismo de una forma responsable y sostenible (o no).


EL HOY Y EL MAÑANA

En cualquier caso... Desde el comercio, como agentes activos en una parte esencial de esta cadena, cuya esencia es servir de intermediarios entre los productores y los consumidores, debemos ser capaces de entender a nuestros clientes.


Esta obviedad no lo es tanto, si tenemos en cuenta la velocidad a la que cambia la nueva sociedad de la información y cómo este cambio afecta directamente al comercio en todas las piezas del sistema. Basta decir que que el ciclo de vida de los productos se ha acortado en algunos casos en menos de un año, así que se torna esencial el entendimiento del consumidor de ahora y del consumidor que lo será en los próximos 5 y en los próximos 10 años, ya que, seguramente, sus preferencias y necesidades hayan cambiado con respecto a lo que hoy conocemos.


MILENIALS

Se llama así a la generación que llegó a la edad adulta después del año 2000. Por tanto son consumidores hace ya algunos años y su nueva relación con el consumo ha hecho reaccionar a las empresas para adaptarse a este nuevo consumidor.


Los milenials se distinguen por su relación con la tecnología asociada al desarrollo profesional, una convivencia mucho más natural que hasta ese momento, lo que ha generado determinados comportamientos sociales que afectan al consumo: Individualmente; una marcada tendencia al inconformismo y a la inmediatez, ligado a otros cambios colectivos: Nuevos modelos de familia, preferencia por vivir en el centro de las ciudades… Los milenials marcaron una forma distinta de consumir y las grandes marcas han tenido que adaptarse.


Lo más relevante de este grupo es un cambio de primer orden en la relación entre marcas y consumidores… Ahora se otorga más valor a la opinión del consumidor, por su agregado de confianza, que a la comunicación de la propia marca.


No obstante, aunque los milenials son el núcleo de trabajadores y consumidores más relevante,  ya no son los jóvenes que llegan como nuevos consumidores. La generación Z.


GENERACIÓN Z

los nacidos entre 1995 y 2010, son ahora la generación cuya vanguardia entra en el mercado laboral y se convierte en nuevo consumidor.


Para tortura de todos los que nos dedicamos a vender, estos cambian sus valores y nos mueven a la acción para adaptarnos a sus valores y nuevas pautas de consumo.


EL VALOR DE LA EXPERIENCIA


Uno de los cambios más esenciales es su relación con el materialismo. Los Z han madurado bajo una fuerte crisis económica y son menos materialistas que su antecesores milenials y esto modifica su actitud hacia el consumo.


Esta nueva generación de consumidores centran sus deseos y preferencias en las EXPERIENCIAS y se alejan del deseo de poseer productos. Si ya veíamos un cambio en la generación anterior, que otorgaba menos valor a tener un coche o un piso en propiedad, en esta generación es algo muy marcado. Valoran más viajar, tener buenas relaciones y cercanía con la familia… Quieren más confort y menos acumulación.


Estos han crecido con la tecnología y la interconectividad, están muy informados y por eso son mucho más desconfiados ante los mensajes dirigidos por las instituciones y las grandes marcas.


¿Qué nos deparará la Generación Alfa?


Los nacidos después de 2010 crecen con un smartphone en la mano. Su conectividad a la red es continua y total y será una sociedad en la que será muy complicado influir, ya que tienen información puntual y continua sobre todo. Los que serán consumidores a partir de 2030 serán “dueños de sus vidas” de una forma que no se conoce hasta ahora.


...


Entender a nuestra sociedad es vital para desarrollar nuestros negocios, como piezas vivas de nuestra economía.


Os sugerimos trabajar para ser flexibles al cambio continuo y mantenerse informado sobre cómo evoluciona la sociedad. Es vital para la supervivencia de las marcas en el futuro.