Competir con las grandes marcas es posible

Es bien sabido que el moderno modelo de comercio online, o e-commerce, tan de moda hoy día, está luchando por imponerse al comercio tradicional. La pregunta que todos nos hacemos es: ¿será capaz de desbancar a nuestras tiendas de toda la vida? Todo este proceso que a primera vista parece inevitable es bastante más complejo de lo que parece, y en este post tenemos como objetivo ofrecer ayuda a los pequeños empresarios para que puedan plantarle cara al despiadado sistema de competencia online.

En qué debes centrarte

Los últimos datos sobre el e-commerce indican que realmente lo que los consumidores buscan en las tiendas online es sobre todo precio, comodidad y ofertas para comprar tecnología en la red. La cuestión es cómo competir contra esto desde el comercio tradicional.

El comercio como parte de los barrios o pequeñas localidades

Los últimos datos de comercio minorista ofrecen perspectiva respecto al tema: el comercio minorista representa más del 12% del PIB nacional (2017). Debemos considerar que estas empresas son relevantes como elemento vital de los barrios, de la cultura de cada ciudad, como un elemento más del conjunto que compone el atractivo turístico de un lugar.

Diferenciación

En vez de tratar de abarcar un público demasiado amplio como hacen las grandes superficies, el objetivo debe ser enfocar nuestros esfuerzos en un público objetivo concreto, especializando los servicios para determinar con claridad la IDENTIDAD del negocio. Esto permite fidelizar consumidores a la marca y hacer valer las verdaderas armas del comercio tradicional: la confianza y el trato personal. El empresario debe aprovechar la cercanía al cliente para adaptarse a los cambios y tendencias, de manera que el producto o servicio esté actualizado y acorde con las necesidades actuales del cliente.

Trato personal

El gran salvador del comercio tradicional, lo que buscan los clientes que detestan la frialdad de la compra por internet y los hipermercados. La confianza y la cercanía son el seguro de vida de la mayoría de tiendas, por lo tanto, hay que cuidar de ello con esmero. El servicio de devolución y posventa, asesorar en persona a un cliente cuando hace sus comprar, además de servicios especializados que faciliten la compra o permitan modificaciones en el producto ayudan al cliente a decantarse por la tienda de toda la vida, aunque esto suponga pagar un poco más.

Sin renunciar a internet

La transformación digital es el recurso más efectivo para mejorar a corto plazo. Aprovechando las nuevas tecnologías, es el momento perfecto para extender tus servicios a la red y complementar tus actividades con un servicio online que potencie tus ventas y tu accesibilidad. El uso de estos servicios suele ser signo de profesionalidad, por lo tanto, conviene tener un espacio en internet igual de cuidado que nuestra tienda física. Tener una tienda online no significa, necesariamente, vender online. Hay formas de utilizar estos recursos como catálogo virtual y otras estrategias que pueden servir de palanca para la venta física en tu tienda de siempre.

....

Aprovecha la oportunidad...