¿Pero esto es realmente cierto?

El pequeño comercio se ha visto muchas veces incapaz de seguir el ritmo de las nuevas tecnologías, y se ha visto perjudicado por todos estos avances. El consumidor tradicional, que confiaba en el vendedor y tomaba como referencia la opinión del empresario sobre su propio producto, es cada vez más escaso. Hay una evolución hacia un nuevo modelo:

Un nuevo modelo de comprador

El perfil del comprador se ha transformado hasta llegar a un punto en el cual tiene mucho más valor la opinión de otros usuarios que ya han comprado el producto y realizan una valoración del artículo. En cambio, la opinión o referencias que da el mismo empresario de su producto o servicio no es considerada como sello de garantía, a diferencia de las opiniones de quien ha compartido el producto y lo ha valorado sin ánimo de lucro.

Utilizar las tendencias a tu favor

Esto ha evolucionado hasta tal punto que las marcan usan famosos con gran repercusión como prescriptores  en las redes. esto se hace para promocionar sus productos como si de valoraciones voluntarias se tratara, sin identificar los mensajes como publicidad. Este tipo de publicidad en cubierto puede llegar a producir un efecto negativo en la audiencia en caso de que sea demasiado obvio, por lo que es conveniente identificar si el anunciante está publicitando algo por dinero, o por gusto. Suele funcionar mejor la sinceridad, real o aparente, que llenar un video de publicidad sin identificar.

Valoraciones antes que influencers

Dejando de lado los prescriptores, youtubers, influencers, etc. Lo que suele funcionar mejor es el simple comentario de usuario y las puntuaciones, que los consumidores suelen considerar como veraces o no en función de quién sea el que comparte la valoración. Normalmente si un usuario que obtiene buenas puntuaciones en sus comentarios y cuenta con cierta credibilidad, puede aumentar las ventas en un producto. Ya sea por utilizar un lenguaje especializado o por contar con un perfil con seguidores, los consumidores se suelen fiar de otros usuarios similares a ellos, con los que coinciden en gustos, ideas, aficiones, etc.

El desconocido da sensación de sinceridad

También se ha de tener en cuenta que los comentarios de usuarios con pocos o ningún seguidor, son de gran valor para la marca, pues si alguien que no tiene seguidores y que no gana nada hablando bien de tu producto está haciendo una valoración positiva simplemente por ayudar a futuros compradores a decidir. Esto puede decir mucho de tu producto.

Conclusión:

No es necesario ser una gran empresa ni contar a gente muy famosa… Muchos negocios minoritarios han sabido reaccionar a las dificultades y se han mantenido fuertes aprovechando las ventajas de las nuevas herramientas de promoción, sin necesidad de presupuestos desorbitados como las grandes marcas. Hay que tener un buen producto, creer en él y cuidar los comentarios. La confianza, la sinceridad y la autenticidad son valores que, en muchos casos, se ponen por encima del precio.