Marketing al alcance de todos

La forma de pensar más habitual en los comercios de barrio o tradicionales es que la mayoría de avances tecnológicos y de promoción están únicamente al alcance de grandes superficies y empresas de primer nivel, debido a la sobredosis de información que reciben hoy día los consumidores.

Internet y herramientas de gestión y explotación del “big data” hacen que este tipo de ayudas parezcan inalcanzables para el pequeño comerciante. Esto se aplica igualmente a las redes sociales: aunque el comerciante admite su importancia y accede a la red social, muchos no usan debidamente estas herramientas y reconocen su falta de conocimiento técnico.

Sin embargo, algo está cambiando, es más fácil de lo que parece.

Hay notables ejemplos de comercios tradicionales que aprovechando las oportunidades con un buen asesoramientos, están logrando grandes resultados.

Utiliza internet y las redes en tu beneficio

A pesar de la masificación y normalización de las redes sociales como instrumento para cualquier negocio, es sabido que resulta impensable para un consumidor que una empresa carezca perfiles de “social media”. Sin embargo muchos comercios tradicionales hacen caso omiso del mensaje que les manda el mercado y el consumidor y no acaban de incorporarse al mundo digital.

Se debe evolucionar y mantener una actitud positiva hacia el cambio,  así como asumir que las estrategias de venta deben adaptarse y redefinirse continuamente. Los comercios que ya lo están aplicando como complemento de su negocio off line, ven resultados positivos en el conocimiento de su marca e, incluso, ventas adicionales.

Feedback gratis gracias a las redes sociales

En la actualidad es esencial tener una red social o página web del comercio, con apartado de comentarios para que los consumidores compartan sus experiencias. Esto aporta un mensaje de valentía y ganas de mejorar. Este tipo de acciones recopilan un feedback directo con el consumidor de gran valor para el negocio, al mismo tiempo que mejoran la imagen del comercio y ayuda a conectar de manera más proactiva con el comprador.

Igual que muchos comercios han entendido la relevancia de Trip Advisor y lo anuncian gráficamente en sus locales, la mayoría de consumidores valoran positivamente que el comerciante anuncie su presencia en Facebook, Instagram y otras redes.


Aunque tu empresa sea pequeña, publicítate todo lo que puedas

Aunque algunas empresas deciden ignorar estas posibilidades ante el desafío que puede suponer mantener una promoción de calidad en un sector complejo, Internet ofrece muchas soluciones, no hay que desanimarse.

A veces porque se trata de una actividad delicada por su aparente impacto negativo, como puede ser una funeraria. Hay ejemplos de negocios de este tipo que han convertido el problema en una oportunidad, creando perfiles de redes sobre el fallecido para poner en común las condolencias.

Otras veces un negocio es tan sencillo que puede llegar a ser muy complicado generar actividad,  por la falta de contenido sobre el negocio para compartirlo en redes sin que resulte aburrido o repetitivo. Hay buenas experiencias en este campo desde el apoyo que genera el propio sector, por ejemplo, aprovechando el canal de linkedin y buscando el asociacionismo.

Mantén tus redes actualizadas

Otro fallo común en las empresas es encargar el mantenimiento de las redes a personas sin formación o recursos necesarios para ser eficientes, haciendo que la experiencia on line de los consumidores sea poco interesante o, incluso, contraproducente perjudicando a la imagen de la empresa seriamente.

Muchas personas al cargo de empresas pequeñas utilizan las redes sociales de su negocio de la misma forma que utilizan sus redes personales, sin llegar a diferenciar el tipo de contenido que debe haber en una página corporativa del que publican en sus redes particulares. Se tiende a hacer posts demasiado cercanos, más propios de un amigo que de una marca, dando sensación de poca profesionalidad. Por esto se debe evitar subir información sin relación a la marca, ya que suele ser considerado como spam por los clientes y no hace ningún bien a la reputación de la empresa.

No dejes que tu imagen se resienta, actúa.

Una mala estrategia on line puede afectar a la imagen que perciben inversores y futuros clientes de la marca: Asesórate, fórmate y crea perfiles interesantes para tus públicos. Muchos usuarios de las redes accederán a tu perfil para tratar de comprender que estás intentando transmitir, por eso es tan importante hacerlo de la manera más correcta y profesional posible.

Verás los resultados...